¿Los perros pueden tener caries?

Todos lo que -lamentablemente- alguna vez hemos sufrido una molestia derivada de la aparición de una carie en un diente, sabemos lo doloroso y molesto que puede resultar. Suele aparece en forma repentina y los calmantes tienen un efecto acotado. Sin duda, es una de las dolencias de causas simples, más intensas y fuertes que pueden experimentarse.

Desgraciadamente, los perros y los gatos también pueden sufrir estos problemas, al igual que las personas. De hecho, es bastante común que ocurra; pues en general, los dueños suelen descuidar este aspecto, generalmente por desconocimiento, hasta que se produce la infección y ya es demasiado tarde.

A veces, se les da a estos animales, ciertos alimentos que contienen azúcares en exceso, como chocolates o galletas que, son aún mucho más peligrosos en cuanto al aporte de azúcares, de lo que lo son para los humanos. Sin embargo, no es una información que sea conocida por el público masivo.

Afortunadamente, para nuestros fieles amigos, existen opciones que permiten mantener y prevenir estos inconvenientes. En primer lugar, como lo hacemos las personas, incorporar el hábito del uso regular del cepillo de dientes y la pasta dental para la correcta higiene bucal. Esta prevención sigue siendo esencial, como nos recuerda la Dra. Alaya, especialista en odontología y periodoncia, para la salud de hombres y mujeres. Y también lo es para las mascotas.

A pesar de ser algo tan fundamental parece que, con los perros y gatos, ocurre algo similar a los humanos, ya que muchas veces se subestima su importancia y no se lo practica regularmente; a pesar de ser una forma sencilla y económica de prevenir inconvenientes. En efecto, existen cientos de opciones en pasta de dientes específicos. E incluso hay en el mercado una variante de “golosinas” para los animales que cumplen este mismo rol de aseo para aquellos más reacios a dejarse limpiar.

La forma en la que nos daremos cuenta de que hay dolor es como en los humanos; y desafortunadamente lo notaremos cuando el daño ya esté hecho. Probablemente, nuestro can evitará masticar de ese lado o se queje al comer; o directamente no pueda hacerlo. Entonces será el momento de curarlos.

Eso sí, para ellos aún no existen los avances y las tecnologías que sí están disponibles para hombres y mujeres. Basta pensar en las ofertas relacionadas con brackets y cómo han evolucionado hasta convertirse en aparatos que no resultan invasivos e incluso estéticamente mucho más amigables (en este enlace más información https://draalaya.com.ar/brackets-metalicos.html) para notar que en el campo de la salud bucal de las personas las alternativas son mucho más amplias y diversas que las del reino animal.


En el caso de los animales, no hay en el mercado tantas opciones para implementar, sobre todo si la carie es muy profunda. En estos casos, la única salida será la extracción de la pieza. En cambio, si la infección es pequeña, se procede a un tratamiento similar al de los humanos, extrayendo la parte afectada, con anestesia local y por supuesto la experiencia de profesionales. Además de evitar los alimentos excesivamente dulces y cuidar específicamente la higiene de la boca de nuestras mascotas, también es importante, más aún en los adultos, observar muy bien el tipo de alimento o “juguete” que eligen. Los huesos, las piedras y cualquier elemento con punta pronunciada y filosa pueden desgastar innecesariamente los dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *